La aplicación del ENI en época de crisis (de ideas)

El Esquema Nacional de Interoperabilidad y sus Normas Técnicas han sido recibidas con cierta frialdad por parte de las administraciones públicas. En lo relativo a las políticas de firma recomendadas (basadas en XAdES, CAdES y PAdES), la mayoría de las organizaciones han optado por la solución más cómoda: lo firmo todo con CAdES detached y ya puedo decir que estoy cumpliendo el ENI. Esto me suena un poco a la bandera de la “Instancia General” para la Ley 11/2007…

¿De verdad queremos seguir invirtiendo ingentes esfuerzos en construir complejas directrices técnicas alineadas con la estrategia europea para que luego sus bondades sean ignoradas sistemáticamente por los responsables de ponerlas en práctica?

Pasaré de puntillas por el asunto de que la interoperabilidad no solo se construye de puertas adentro, sino que debe planearse contemplando la recepción de la información que viene de fuera… ¿Qué ocurrirá cuándo a una de estas organizaciones “CAdES-ya-me-sirve” les llegue un documento de otra organización firmado en PAdES? No van a ser capaces de admitirlo, por lo que la interoperabilidad será de nuevo una quimera inalcanzable. Y esto se traducirá en nuevos paseos del ciudadano de un organismo a otro para hacer de correo de la información.

Lo que me gustaría como ciudadano

Es bien cierto que cuando uno actúa como juez y parte, la subjetividad puede resultar esquiva. No obstante, el objetivo de todo este proceso debería ser que pudiese disponer de todos mis documentos, resoluciones y contratos administrativos en un formato legible, unitario, fechado y legal. Y si además pudiesen ser almacenados por la Administración del Estado de una manera centralizada, me evitaría mucho tiempo, dinero y esfuerzo.

PAdES es un formato de firma que permite incrustar la firma electrónica con su sello de tiempo de manera legible y verificable en un documento PDF. Aunque actualmente todavía presente algún problema de uso relativo a los lectores de PDF disponibles, a priori parece la mejor solución.

En cuanto al almacenamiento de documentos de ciudadanos, la implantación del CSV promovido por la Ley 11/2007, ha dotado a los organismos públicos de sofisticados sistemas de gestión documental que permiten poner a disposición del ciudadano una base de datos documental con todos los documentos administrativos electrónicos emitidos por el propio organismo. Dado que esta infraestructura tecnológica ya existe, sería un detalle por parte de la administración que también incluyese un CSV a los documentos que aporta el ciudadano y que permitiese su consulta a través de esa misma base de datos documental. De esta manera, todos los documentos (tanto los emitidos como los aportados) podrían ser accedidos de la misma manera y evitaría al ciudadano tener que preocuparse de dónde conservar esta documentación.

¿Pensarán, por una vez, en la comodidad del ciudadano las Administraciones Públicas para invertir su recortado presupuesto en la implantación del ENI?

Safe Creative #1112070686394

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s